El futuro del trabajo: más autónomo y más online

El trabajo tal y como lo conocemos va a dejar de existir.

Eso de estar más de 30 años trabajando para la misma empresa, e incluso en el mismo sector, será historia dentro de unos años. El hecho de acudir todos los días al mismo centro de trabajo será algo que sonará raro más pronto que tarde.

El mundo del trabajo ya no volverá a ser como antes. Nos gustará más o menos, pero por una serie de motivos, está ocurriendo una transformación que se antoja imparable.

Nos dirigimos hacia un trabajo más autónomo y más online. Veamos a continuación el por qué de estos cambios, y qué podemos hacer para aprovecharnos de ello.

Porque los cambios traen oportunidades, y hay que estar atentos para aprovecharlas.

El futuro del trabajo

Más freelancers

Freelancer es una palabra que se ha puesto de moda, aunque traduciéndolo al español son los autónomos de toda la vida, personas que trabajan por su cuenta sin depender de que una empresa le pague un sueldo.

El futuro del trabajo va por ese camino, y por varias razones.

Altos costes laborales

Tener a un trabajador en nómina no le sale rentable a una empresa. Seguros sociales, IRPF a cargo de la empresa, coste de despidos, vacaciones… Son muchos costes los que tiene que asumir la empresa a la hora de tener a un trabajador a tiempo completo en la empresa.

Años atrás se partía de una situación en la que el empresario tenía todo el poder, y el trabajador estaba “a su merced”. Es por ello por lo que aparecieron normas de carácter laboral para equiparar la situación del empresario con la del trabajador, creando mecanismos para proteger a este último. Pero hay ya tantos mecanismos que incluso el trabajador ya tiene demasiadas ventajas. Y, al fin y al cabo, es el empresario el dueño de la empresa, por lo que debe ser él el que dictamine cuáles deben ser las políticas a seguir.

Trabajos por proyectos

Cada vez hay más y más trabajos que funcionan por proyectos. Quizás hay un proyecto importante en el que hay que trabajar por un tiempo, pero luego puede haber semanas en los que no hay trabajo que hacer. Las firmas de servicios profesionales se enfrentan a este tipo de problemas.

Entonces, no compensa tener a trabajadores en nómina que no hagan nada durante días en los que no hay proyectos. Interesa, en ese caso, contratarlos solo cuando haya proyectos.

Especialización

Cada vez más se requieren servicios más especializados, en los que se tenga un conocimiento específico sobre un tema en concreto.

Por poner un ejemplo, quizás hoy te interesa la opinión de un experto en marketing digital en redes sociales, pero mañana necesitas a un abogado especializado en fusiones de empresas energéticas.

Pero claro, esas necesidades son puntuales, y no vas a tener a un trabajador cobrando por un par de consejos al mes. El empresario contratará sus servicios durante el tiempo que lo necesite y ya está.

Por ello, el trabajo del futuro será un trabajo autónomo, por proyectos y muy especializado. Las empresas demandarán determinados profesionales durante cortos períodos de tiempo, y habrá cada vez menos personales dependiendo de un salario.

Esto hará que el mercado de trabajo sea mucho más inestable e incierto que ahora. Y más aún cuando le añadamos un elemento más: la globalidad de las conexiones.

Hacia un trabajo online

Si ya de por sí vamos hacia un futuro del mercado laboral más incierto, el componente del Internet lo va a hacer mucho más inestable.

Dado que cada vez hay más servicios que se pueden prestar de manera online, las empresas tendrán más opciones.

Y todo aquel que sepa un poco de economía sabrá que, si hay más opciones, habrá más competencia. Y más competencia significa que ya no solo tienes que ser mejor que el abogado de tu barrio, sino que tienes que serlo de todo el mundo que hable tu idioma.

Es por ello por lo que especializarse en algo muy concreto puede darte más posibilidades de tener más clientes que demanden un determinado servicio.

Pero ahora es tu oportunidad. En este mundo online, ser el primero puede ser incluso mejor que ser el que lo hace mejor. Si eres el primero en algo, la gente te empezará a conocer, y podrás empezar a fidelizar clientes.

En cambio, si entras en un mercado que ya está maduro, aunque seas el mejor en ese mercado, tu propuesta tiene que ser muy diferencial para que alguien te escuche.

Hacia un trabajo online

Aprovecha esta oportunidad.

Si tienes un servicio que se puede prestar de forma online, intenta expandirlo a estos nuevos canales.

Además de aumentar tu base de clientes, podrás disfrutar de otras ventajas, como poder trabajar desde casa o conseguir publicidad gratis para tu negocio.

Si te unes a Profindoor como profesional, podrás disfrutar de todas estas ventajas. Además, no tiene un coste inicial para ti, ya que la plataforma solo cobra una comisión por las ventas que consigas.

El trabajo online ha venido para quedarse. Por ello, no desaproveches esta oportunidad y empieza a ofrecer tus servicios de forma online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *